¿Qué ventajas tiene subcontratar el servicio de lavandería de un hotel?

shutterstock_422824102

Los operadores de hoteles tienen que optimizar al máximo los lavados de mantelería y ropa de cama. Las habitaciones del hotel, junto con los departamentos de bebida y comida, no pueden funcionar sin un buen servicio de lavandería.

Los viajeros confían en que los hoteles les proporcionen ropa de cama limpia, toallas de baño y mantelería los 365 días del año. Si esa confianza se rompe, la lealtad desaparecerá también. No hay nada más dañino para un hotel que unas sábanas sucias.

Pero, por desgracia, administrar una lavandería de hotel es mucho más complicado y costoso actualmente que hace unos años. El mantenimiento periódico de los equipos, la protección del personal ante productos químicos, el aumento de los costes laborales y la reducción de los espacios físicos son algunos de los desafíos a los que se enfrenta este departamento.

Muchas veces, la alternativa pasa por subcontratar a una lavandería comercial, preferiblemente a una que cuente con una automatización considerable. Cuando las sábanas, las fundas de almohadas, las toallas y la ropa de mesa pueden doblarse con máquinas, se reducen significativamente los costes operacionales de la lavandería.

Motivos para subcontratar

La mano de obra representa el 50% de los costes operativos de la lavandería del hotel. Además, en los hoteles nuevos existe cada vez menos espacio dedicado a áreas que no generan ingresos directamente, como la lavandería o el almacenamiento de ropa. En algunos casos, las lavanderías están excluidas completamente de la planificación, ya que se considera un gasto innecesario.

Los hoteles más grandes, especialmente aquellos en los segmentos de servicio completo y de lujo, están eliminando lavanderías durante las renovaciones y utilizando ese espacio para arrendarlo a una tintorería o incluso habilitándolo como espacio de reuniones, dependiendo de su ubicación. A veces, estos espacios se reutilizan como oficinas o para almacenar el inventario.

Por tanto, las máquinas de autolavado están aumentando la satisfacción de los huéspedes, especialmente en las largas estancias. Este servicio beneficia a los clientes y quita la presión a los hoteleros, pues no tienen que administrar el proceso por ellos mismos.

La automatización reduce los costes

La tecnología es una de las principales razones por la que los hoteleros deciden externalizar sus servicios de lavandería. Las lavanderías comerciales eliminan el riesgo de la inversión, reducen los costes generales y, a la vez, son más versadas en utilizar los productos químicos de manera adecuada, lo que prolonga la vida útil de la ropa. 

Con una tecnología más ecológica y una química más estudiada, las sábanas durarán más, especialmente porque se reducirá el daño por secado en exceso. De hecho, según estudios como el de TRSA, los avances tecnológicos están prolongando la vida de la ropa de cama entre un 20 y un 30%. 

Antes de cambiar de una gestión interna a una externa, la empresa deberá realizar un análisis de fibra de la ropa de cama del hotel para asegurarse de que los textiles no defraudarán al huésped. Por ejemplo, si un fabricante de sábanas asegura que el textil soporta 100 lavados, la lavandería comercial deberá verificarlo. La validación del ciclo de vida de un textil es fundamental, y los hoteleros deben tener conocimientos sobre fibras textiles y sobre cómo pueden ampliar la vida útil de la ropa.

Niveles adecuados de PAR

Otra forma de prolongar la vida útil de la ropa de cama es asegurándose de que el hotel tenga unos niveles adecuados de PAR (Reaprovisionamiento Automático Periódico). La fórmula recomendada para el éxito es mantener un inventario de cuatro PAR para la ropa de cama y las toallas: un juego en la habitación (por cama), un juego en el estante, un juego sucio que se retira de la habitación y otro que se está lavando.

Un nivel de PAR más bajo no significará un coste menor en ropa de cama. Por el contrario, si un hotel no cuenta con un inventario suficiente, tardará más en entregar la habitación, lo que podría disgustar al huésped. Además, si la ropa está muy manchada o dañada habrá que reemplazarla. Esto también puede reducir la rotación de la habitación, lo que supondría al proveedor hacer varias entregas de ropa de cama a la semana, lo que aumenta los gastos.

Fuente: Tecno Hotel News

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s